Reconocer la depresión postparto

Distressed mother and her baby on bed

Tener un bebé a menudo se asocia con muchas emociones positivas: la alegría de conocer a tu pequeño, el placer de presentárselo a amigos y familiares y, para algunos, el alivio de no estar embarazada. De lo que se habla menos es de que dar a luz también puede estar asociado con muchas emociones negativas y sentimientos físicos.

Si estos síntomas persisten más de dos semanas, empeoran o interfieren gravemente con las actividades cotidianas habituales, habla con tu médico para buscar ayuda. A menudo, las combinaciones de medicamentos y la terapia ayudan a los padres primerizos a retomar el rumbo. Si tienes pensamientos sobre lastimarte a ti mismo o a otra persona, llama al 911. También puedes comunicarte con la Línea Nacional de Prevención del Suicidio (Línea Nacional) al 1-800-273-TALK (8255) o enviar un mensaje de texto con la palabra HELLO al 741741.

La “depresión postparto” les sucede a muchas personas después de haber dado a luz. Cuidar a un bebé las 24 horas del día es un gran ajuste, y algunos sentimientos de agotamiento y de estar abrumado son naturales. A menudo, estos sentimientos desaparecen rápidamente. Sin embargo, si estos sentimientos persisten o empeoran, la depresión postparto puede estar involucrada.

La depresión postparto es un término general para una serie de sentimientos que alguien puede sufrir después de dar a luz o completar el proceso de adopción, que incluyen ansiedad, fatiga extrema, irritabilidad, falta de interés en el bebé, cambios de humor y falta de esperanza. Hay muchos factores potenciales que causan la depresión postparto, incluidos los cambios drásticos en los niveles hormonales, el agotamiento de los horarios nuevos y los cambios sociales y psicológicos. Es importante tener en cuenta que la depresión postparto es un problema médico. No ocurre porque un padre primerizo haya hecho algo malo.