Suplementos herbales


Los suplementos herbales son productos hechos a base de plantas y son de consumo exclusivamente interno. Vienen en todas las formas: deshidratados, trozados, en polvo, en cápsulas o de forma líquida, y pueden ingerirse en forma de pastillas, como infusión en un té, aplicarse de manera tópica o agregarse al agua durante un baño.
Los suplementos herbales pueden tener interacciones con los medicamentos convencionales y tener efectos fuertes. Consulte a su médico y tenga en cuenta las siguientes precauciones:

  • Investigue a la empresa que elabora las hierbas. No todos los suplementos son iguales. Investigue y elija empresas reconocidas que ofrezcan instrucciones fáciles de seguir y presenten investigaciones sobre su producto. Muchas empresas de buena reputación realizan sus propias investigaciones sobre los suplementos y ofrecen información sobre sus productos.
  • Esté atento a los efectos secundarios. Si experimenta náuseas, mareos o malestar estomacal, reduzca la dosis o deje de tomar el suplemento.
  • Siga las instrucciones de la etiqueta y consuma solo la dosis indicada. Jamás supere la dosis recomendada y busque información sobre las personas que no deben tomar el suplemento.

La Administración de Alimentos y Fármacos considera que los suplementos herbales son alimentos, no fármacos. Por lo tanto, no están sujetos a las mismas pruebas ni a las mismas normas y regulaciones de fabricación y etiquetado que los fármacos. Consulte a su médico antes de tomar suplementos herbales.
Fuente: Johns Hopkins Medicine