Secretos del sauna


¿Quiere sentirse mejor? Considere subir la temperatura en un sauna. Estas salas de relajación proporcionan calor seco a temperaturas que van desde los 158° a los 212° Fahrenheit. El calor de los saunas causa que la temperatura de la piel aumente varios grados, lo que provoca varios cambios positivos en el cuerpo. La mayoría de los saunas se calientan con electricidad o con leña, aunque algunos utilizan lámparas especiales en lo que se conocen como sauna infrarrojo lejano.
Los beneficios de salud potenciales de los saunas incluyen:

  • Alivio del dolor. Al aumentar la circulación, el calor del sauna puede ayudar a aliviar el dolor de los músculos y las articulaciones. Esto puede ser particularmente beneficioso para alguien que sufre artritis.
  • Pérdida de peso. Como respuesta a las altas temperaturas del sauna, la frecuencia cardíaca de su cuerpo comenzará a aumentar, seguida de un incremento en su metabolismo. Se estima que solo 20 minutos en un sauna a 170° puede quemar más de 500 calorías.
  • Piel brillante. El tiempo en el sauna ayudará a aumentar el flujo de la sangre hacia la piel, lo que permite que los aceites naturales se muevan y que las células muertas se desprendan. Lo mismo sucede con el cuero cabelludo, lo que permite que ciertos componentes que ayudan a acondicionar el cabello se liberen.
  • Respiración mejorada. El aire cálido y seco del sauna ha ayudado a aflojar mucosidades y abrir vías respiratorias.
  • Eliminación de toxinas. Cuando pasa tiempo en un sauna, debe esperar sudar un poco. Si bien esto no es placentero para todos, la ventaja es que sudar es una manera muy útil para que su cuerpo elimine toxinas, lo que puede ayudar a recuperarse luego de hacer ejercicio.

Los beneficios de salud potenciales de una buena sesión de sauna son tentadores, pero hay algunas cuestiones a considerar. Antes de utilizar un sauna, es una buena idea no tomar alcohol, para evitar deshidratarse. También es importante tomar mucha agua luego, para ayudar a reemplazar los fluidos perdidos durante la sudoración. Por último, no entre al sauna si está enfermo, y asegúrese de no exceder el tiempo máximo recomendado, que es usualmente alrededor de 20 minutos por sesión.
Fuente: Medical News Today