Rojo de vergüenza

El eccema es una afección crónica que se caracteriza por enrojecimiento y picazón en la piel. Si bien el eccema es más común en los niños, los adultos no son inmunes a él. Muchas personas experimentan periodos sin síntomas seguidos de crisis periódicas de la afección.
Síntomas
El eccema varía de persona a persona. Sin embargo, estos son los síntomas más comunes:

  • Picazón, en especial por las noches.
  • Parches rojizos a grises amarronados en la parte superior de las mejillas, párpados y manos.
  • Piel sensible o en carne viva.
  • Agrietamiento, descamación o engrosamiento en la piel.

Además de la incomodidad que le causan a la persona, estos síntomas también pueden ocasionar infecciones cutáneas, inflamación de párpados, problemas de autoestima, de conducta y de sueño.
Causas
Se desconoce la causa exacta del eccema; sin embargo, se cree que los factores ambientales y bacteriológicos, las disfunciones del sistema inmunitario y las variaciones genéticas son determinantes en la aparición de esta afección. Se recomienda a las personas con eccema evitar los jabones fuertes y los irritantes como la contaminación, el tabaco y los detergentes. Además, las bacterias, los virus, el polvo, el sudor, las prendas de lana, los huevos y las duchas largas con agua caliente pueden empeorar el eccema.
 Tratamientos
El uso de cremas y medicamentos es el tratamiento estándar; también se pueden recetar apósitos húmedos y tratamiento con luz. Los tratamientos alternativos consisten en probar distintos jabones, los baños de avena, la acupuntura, los suplementos dietarios y el uso de un humidificador.
Fuente: The Mayo Clinic.