Revise la lista dos veces

Va caminando por el pasillo del supermercado con un cereal saludable en mente: fibra amigable y bajo en calorías. Es entonces cuando ve la belleza azucarada y le da un golpe de locura. ¿Le suena familiar? Agregar espontáneamente alimentos en su carrito en el supermercado puede ser fácil, en especial cuando tiene hambre, no tiene ningún plan y no sabe lo que quiere.

Hacer una lista de compras de alimentos organizada y económica antes de ir a la tienda le ayudará a comer sano y ahorrar dinero. Piense en lo que quiere comer durante la semana. ¿Pollo? ¿Pescado? ¿Qué acompañamientos necesita? ¿Qué productos básicos de despensa se le acabaron? Escríbalo antes de ir a la tienda. Haga un plan de qué comidas hacer esa semana para evitar comprar en exceso y terminar con un refrigerador de alimentos vencidos.

¿No sabe por dónde empezar? Vaya a las redes. Instagram, Pinterest y Facebook pueden servir de inspiración para las comidas.

¿Comer sano o no tan sano? Si su meta es comenzar o mantener un estilo de vida saludable, asegúrese de que su lista de compras refleje eso. Deje los dulces y los alimentos procesados por frutas, verduras y carnes magras.

Manténgase concentrado. Cuando vea ese cereal dulce y azucarado, revise su lista primero antes de agarrarlo. Si eso no lo disuade, recuerde su meta y pregúntese si ese alimento le ayudará a trabajar hacia esa meta del supermercado o a obstaculizarla.

Ejecute el plan. Cocine y coma los alimentos que planeó. Resista la tentación de pedir comida a mitad de semana.

Contenido de Lockton Dunning Benefits con información de https://kaitlynmoorhead.com/meal-planning-focused-grocery-shopping/