Propósitos saludables

Ahora que el 2016 está llegando a su fin y que la comida que sobró de las fiestas está desapareciendo, es un excelente momento para planificar un próximo año más saludable.

Pero antes de que salga corriendo a firmar un contrato con un entrenador personal y agote el crédito disponible en su tarjeta de crédito para comprar el mejor equipo deportivo, es importante que conozca sus límites para que estos cambios de estilo de vida perduren a lo largo de toda su vida.

1. No pretenda cambiar todo de una vez.

Todos tenemos cosas que nos gustaría cambiar sobre nosotros mismos, pero fijarse demasiados propósitos de una vez puede ser la receta para el fracaso. Debe enfocarse en realizar cambios más pequeños y trabajar para adaptarse a cambios más grandes.

2. Comprenda el comportamiento detrás de sus hábitos.

Saber qué es lo que lo hace equivocarse al decidir sobre sus propósitos puede facilitar aún más la tarea de cumplirlos. Tómese el tiempo para conocer qué es lo que lo lleva a no cumplir con esos propósitos y a la larga la tentación será menor.

3. No se culpe por equivocarse al decidir sobre sus propósitos.

Es probable que vuelva a cometer el mismo error. En lugar culparse por eso o, peor aún, descartar el propósito por completo, debe entender que el camino más saludable todavía presentará algunos obstáculos. Lo importante es que aprenda de los errores y que continúe hacia la meta.

4. Enfóquese en el resultado saludable para mantenerse firme en su propósito.

Por ejemplo, en lugar de dejar de consumir frituras por completo, propóngase hacerlo solo una vez por semana. Es mucho más probable que logre cumplir con su propósito si este no es completamente restrictivo desde el comienzo.

Fuente: Forbes