Probióticos

Sin importar si cocina sus propias comidas o si sale a comer, siempre es una buena idea elegir comidas que tengan una cantidad saludable de vitaminas, minerales y probióticos. Los probióticos son bacterias vivas que respaldan el sistema digestivo, y algunas personas incluso dicen que tienen efectos positivos en el corazón y en el cerebro. Si le interesa agregar probióticos a su dieta, aquí se enumeran algunas comidas que son ricas en esta bacteria saludable para los intestinos:

[fusion_tabs design=”clean” layout=”horizontal” justified=”yes” backgroundcolor=”#fbbf84″ inactivecolor=”#e5e5e5″ bordercolor=”#ffffff” class=”” id=””][fusion_tab title=”Yogur” icon=”fa-sort-desc”]

El yogur suele ser una de las fuentes de probióticos más recomendadas, pero tenga cuidado y lea la información: no todos los tipos de yogur tienen la misma cantidad de probióticos y muchos están repletos de azúcar. Algunos tipos de yogur griego tienen dos cepas diferentes de bacterias saludables que son buenas para desarrollar músculos. Comúnmente, el yogur se come en el desayuno, pero el yogur natural se puede mezclar con otros ingredientes para crear aderezos para ensaladas o salsas saludables que se pueden disfrutar en todas las comidas.

[/fusion_tab][fusion_tab title=”Pan de masa madre” icon=”fa-sort-desc”]

El proceso de fermentación utilizado para crear pan de masa madre involucra levadura y probióticos que trabajan juntos para descomponer el azúcar y el gluten, lo que la hace una opción más nutritiva que muchos otros tipos de pan.

[/fusion_tab][fusion_tab title=”Pickles” icon=”fa-sort-desc”]

Si bien no todos los vegetales encurtidos son una buena fuente de probióticos, los que han pasado por un proceso de fermentación lo son. Los pepinos encurtidos, por ejemplo, utilizan lactobacillales durante la fermentación, lo que ayuda a darles su sabor ácido. ¡Los pickles también tienen pocas calorías y mucha vitamina K!

[/fusion_tab][fusion_tab title=”Kefir” icon=”fa-sort-desc”]

Es posible que esta bebida láctea refinada no sea algo que usualmente tenga en su refrigerador, pero si está buscando agregarle probióticos e intensidad a su licuado matutino, quizás el kéfir sea lo que está buscando.

[/fusion_tab][fusion_tab title=”Kombucha” icon=”fa-sort-desc”]

Esta bebida se produce con té negro o verde y un cultivo simbiótico de bacterias y levadura denominado SCOBY. Es burbujeante y deliciosa, pero tenga en cuenta que solo las versiones no pasteurizadas tienen probióticos y sus beneficios. Las versiones que se compran en las tiendas no tienen, y las recetas caseras se deben consumir dentro de los pocos días de haberse hecho para que sea seguro.

[/fusion_tab][/fusion_tabs][fusion_text]

Si tiene problemas para encontrar comidas con probióticos que le atraigan, puede tomar suplementos. Tenga en cuenta que como la investigación aún no ha comprobado qué tan efectivos son los probióticos vivos una vez que se han consumido, la FDA no ha aprobado oficialmente el uso de probióticos para tratar problemas de salud.
Fuente: Eat This, Not That

[/fusion_text]