Para devorárselo

SmilingKidDinnerA menudo, en Acción de Gracias, los vegetarianos están relegados a una comida de guarniciones mal combinadas, ensaladas aburridas y pan. No deje que sus familiares y amigos enemistados con la carne se sientan ciudadanos de segunda clase en esta temporada festiva. Planifique una comida que puedan disfrutar incluso los amantes de la carne.
 
El poder de la proteína
Si quiere un jaleo en Acción de Gracias, sirva pavo de tofu (un suplemento vegetariano del pavo hecho de proteína de trigo y tofu) en lugar del ave tradicional. Si desea complacer a todos los invitados, recurra a la creatividad con sus fuentes de proteína. Pruebe con un aperitivo de albóndigas de lentejas, relleno de quinua o una ensalada de tres frijoles. ¡Nadie siquiera extrañará el pavo!
 

Platos principales que causarán sensación

Resista la tentación de servir una mesa llena de guarniciones. Ese enfoque dará lugar a una comida inconexa y a invitados insatisfechos. Una tarta de vegetales asados, minipasteles de vegetales, un pan de lentejas y nueces, una lasaña de hongos silvestres o conchas de pasta rellenas con calabaza moscada y col rizada o kale (ver receta más abajo) son opciones de platos principales que les sacarán a todos una sonrisa.
 
Acompañamientos seguros
Sea consciente de que es posible que deba adaptar los acompañamientos clásicos que ya sabe que funcionan. Sustituya la panceta por cebollas caramelizadas en sus coles de Bruselas y cambie la salchicha por castañas tostadas en su aderezo. También podría incorporar nuevos acompañamientos este año. Minihongos Portobello rellenos con espinaca y queso, latkes de batata o camote y col berza con hinojo son preparaciones que pueden darle un giro divertido a las cosas.
 
Fuentes: Revistas Food & Wine y Vegetarian Times.
 
Pruebe esto: Conchas de pasta rellenas con calabaza moscada y col rizada
 
Ingredientes
1 caja de conchas grandes de pasta.
1 calabaza moscada mediana (pelada, sin semillas y cortada en cubos).
3 cucharadas de aceite de oliva, para distintas preparaciones.
1 atado de col rizada o kale (picada sin el tallo y la parte central).
1 atado de cebolletas (blancas y verdes, en cubos).
2 cucharaditas de ajo picado.
1 taza de ricota baja en grasas.
2 tazas de mozarela baja en grasas, para distintas preparaciones.
1/2 cucharadita de nuez moscada molida.
2 cucharaditas de salvia deshidratada.
1/4 cucharadita de ají cayena picado.
1/4 taza de caldo de vegetales bajo en sodio.
Sal y pimienta al gusto.
 
Instrucciones
Precaliente el horno a 400 °F. Disponga los cubos de calabaza moscada en una bandeja para horno. Agregue dos cucharadas de aceite de oliva, sal y pimienta y mueva los cubos de calabaza por la bandeja para que el aceite llegue a todos los lados. Cocine por treinta minutos hasta que los cubos de calabaza estén tiernos. Saque los cubos de calabaza y baje la temperatura del horno a 350 °F.
 
Ponga una olla grande de agua con sal a hervir. Cocine las conchas de pasta durante doce minutos, aproximadamente, y luego cuélelas. (Colocar las conchas coladas sobre una pequeña cantidad de aceite de oliva puede ayudar a impedir que se peguen).
 
En una sartén grande para freír, coloque una cucharada de aceite de oliva a fuego medio. Coloque la col rizada, el ajo, las cebolletas, sal y pimienta, y revuelva constantemente. Cocine hasta que la col rizada se haya marchitado.
 
En un bol grande, pise la calabaza moscada con un tenedor. Incorpore la col rizada cocida, ricota, una taza de mozarela, nuez moscada, salvia y ají cayena. Mezcle hasta que esté todo integrado. Sazone con sal y pimienta al gusto.
 
Coloque el relleno en las conchas de pasta usando una cuchara. Vierta el caldo de vegetales en un recipiente grande para hornear y disponga en líneas las conchas de pasta rellenas sobre el líquido. Corone las conchas de pasta con el restante de mozarela. Cocine por 25 minutos cubierto con papel aluminio. El plato se puede servir caliente como está o cubierto con salsa de tomate o salsa blanca.
 
Receta adaptada del blog The Corner Kitchen.