Operación: Madrugador

Lo conseguimos – los despertadores, las articulaciones rígidas y las tareas de gran envergadura del día no te hacen querer levantarte y brillar.

De hecho, la forma en que te despiertas establece el tono para el resto de tu día. Tener una rutina saludable en la mañana no solo crea estructura y reduce el estrés, sino que también garantiza que tu mente y tu cuerpo estén preparados para enfrentar lo que sea que traiga el día.

Las rutinas de la mañana deben incluir tres enfoques clave: la mente, el cuerpo y el espíritu.

LA MENTE

Comienza la mañana levantándote de 30 a 45 minutos antes de lo habitual. Tómate el tiempo para planificar mentalmente tu día o incluso escribirlo en un planificador o diario.

Establece una cantidad de tiempo para mantenerte alejado de tu teléfono u otros dispositivos de tecnología en la mañana después de que te despiertes. Para ocupar este tiempo, puedes involucrar tu mente con un libro, citas inspiradoras o un periódico físico.

EL CUERPO

El ejercicio es una gran manera de despertar el cuerpo. El yoga o una caminata corta pueden ayudar a rejuvenecer lentamente el cuerpo y la mente. Incluso unos pocos estiramientos simples pueden hacer que las cosas fluyan.

Beber de dos a tres vasos de agua por la mañana te rehidratará después de una buena noche de sueño. Si necesitas una bebida caliente por la mañana, prueba con agua caliente y limón. El limón puede ayudar en la digestión y despertar tus sentidos. Si lo verde es lo tuyo, el jugo verde de la mañana es una opción rica en antioxidantes.

EL ESPÍRITU

Medita en cómo quieres que sea tu día – tus metas diarias, la energía que deseas liberar en el universo, lo que quieres lograr. Esta práctica puede ayudarte a moverte por la mañana y brindar atención durante todo el día.

¡Comienza tu día bien con una nueva rutina matutina hoy!

Contenido de Lockton Dunning Benefits con información de https://habitsbuzz.com/how-create-morning-routine/.