Oír o escuchar

Las intenciones importan. No hay nada más desagradable que comunicar algo importante solo para descubrir que no fue absorbido, o ser la persona que no lo absorbió. Escuchar activamente es hacer un esfuerzo consciente por escuchar y comprender completamente el mensaje que se comunica.

Escuchar es una habilidad importante que puede afectarle personal y profesionalmente. Escuchamos para aprender, recibir información, adquirir dirección y para divertirnos y alegrarnos. Sin embargo, el Cono de la Experiencia de Edgar Dale dice que solo recordamos del 25% al 50% de lo que escuchamos.

Utilice las siguientes prácticas para revitalizar su intención de escuchar y participar en la escucha activa.

Práctica uno: repita mentalmente lo que se le dice para reforzar el mensaje y permanecer enfocado en el orador y el mensaje.
Práctica dos: reconozca al orador y el mensaje. Esto puede ser tan simple como usar el lenguaje corporal como asentir con la cabeza. Intente responder al orador para hacerle saber que está escuchando el mensaje. Aceptar el mensaje también le ayuda como oyente a retener la información.
Práctica tres: no interrumpa. Permita que el orador termine de transmitir su mensaje por completo antes de intervenir con preguntas o comentarios que puedan abordar.
Práctica cuatro: tenga una respuesta adecuada. La escucha activa fomenta el respeto y la comprensión. Puede no estar de acuerdo con un orador y ser respetuoso sin atacar ni degradar al orador por sus pensamientos u opiniones.

Contenido de Lockton Dunning Benefits con información de https://www.mindtools.com/CommSkll/ActiveListening.htm