No espere, vacúnese

[fullwidth backgroundcolor=”” backgroundimage=”” backgroundrepeat=”no-repeat” backgroundposition=”left top” backgroundattachment=”scroll” video_webm=”” video_mp4=”” video_ogv=”” video_preview_image=”” overlay_color=”” overlay_opacity=”0.5″ video_mute=”yes” video_loop=”yes” fade=”no” bordersize=”0px” bordercolor=”” borderstyle=”” paddingtop=”20px” paddingbottom=”20px” paddingleft=”0px” paddingright=”0px” menu_anchor=”” equal_height_columns=”no” hundred_percent=”no” class=”” id=””][imageframe lightbox=”no” style_type=”none” bordercolor=”” bordersize=”0px” borderradius=”0″ stylecolor=”” align=”left” link=”” linktarget=”_self” animation_type=”slide” animation_direction=”left” animation_speed=”0.7″ class=”” id=””] [/imageframe][/fullwidth][fusion_text]

La salud y la seguridad de su hijo son una gran prioridad para usted, y mantenerse al día con sus vacunas es una parte importante. Estos son algunos de los beneficios:

[/fusion_text][checklist icon=”fa-check-square-o” iconcolor=”#45afbc” circle=”no” circlecolor=”” size=”medium” class=”” id=””][li_item icon=””]

Las vacunas mantienen a su hijo saludable. Su hijo puede estar protegido de una mayor cantidad de enfermedades hoy más que nunca. Por ejemplo, la varicela alguna vez fue muy común en los Estados Unidos, pero gracias al uso de la vacuna, que es aproximadamente un 94 % efectiva para prevenir el virus, la ha reducido en gran medida.

[/li_item][li_item icon=””]

Las vacunas son seguras y efectivas. Las vacunas no están disponibles hasta que hayan sido revisadas cuidadosamente por médicos y científicos. Puede haber algunos efectos secundarios menores, incluidos molestias o sensibilidad en el lugar de la inyección, pero las vacunas previenen la enfermedad y los efectos secundarios graves son muy poco frecuentes.

[/li_item][li_item icon=””]

Las vacunas ahorran dinero y tiempo. Si un niño contrae una enfermedad que se puede prevenir con una vacuna, se le puede negar el acceso a las escuelas o centros de cuidado infantil. Estas enfermedades pueden provocar discapacidades prolongadas y costos médicos de atención, sin mencionar los efectos físicos de la enfermedad en sí. Vacunar a sus hijos es una buena inversión: previene costos posteriores y generalmente está cubierto por el seguro. También existe un programa financiado por el gobierno federal, Vacunas para Niños, que proporciona vacunas gratuitas para familias de bajos ingresos.

[/li_item][/checklist][checklist icon=”fa-check-square-o” iconcolor=”#45afbc” circle=”no” circlecolor=”” size=”medium” class=”” id=””][li_item icon=””]

Las vacunas protegen a quienes lo rodean a usted y a su hijo. Las enfermedades prevenibles con vacunas todavía afectan a los niños en los Estados Unidos en parte porque no todos los niños están vacunados. Por ejemplo, desde 2010, ha habido entre 10,000 y 50,000 casos de tos ferina, y de 10 a 20 bebés han muerto como consecuencia de ello. Asegurarse de que sus hijos reciban sus vacunas ayuda a proteger a aquellos que no pueden hacerlo debido a su corta edad o a las alergias.

[/li_item][li_item icon=””]

Usted puede ayudar a proteger a las generaciones futuras. Las enfermedades que mataban o dejaban discapacitadas a las personas hace unas pocas generaciones ahora se reducen mediante el uso de vacunas. La viruela ya no existe porque su vacunación erradicó la enfermedad. Continuar vacunando contra las enfermedades ayuda a retardar la propagación de éstas, y eventualmente algunas de estas enfermedades podrían desaparecer ¡con su ayuda!

[/li_item][/checklist][fusion_text]

Asegurarse de que su hijo esté al día con las vacunas no solo lo ayuda a él, sino a todos los que lo rodean. Así que no lo dude, ¡vacúnelo!
Fuente: Vaccines.gov

[/fusion_text]