La sala de emergencias en comparación con la atención de urgencia

iStock_000000585211_Small
Si su afección no pone en peligro su vida, puede ahorrar tiempo y dinero visitando un centro de atención de urgencia, en lugar de ir a la sala de emergencias. Infórmese ahora para que su próxima visita médica imprevista no le cueste un ojo de la cara.
Sala de emergencias
Si experimenta síntomas de un ataque cardíaco o accidente cerebrovascular o si siente que necesita atención médica inmediata, debe ir a la sala de emergencias lo antes posible. Si no está seguro de cuán grave son sus síntomas, vaya también a la sala de emergencias.
Vaya a la sala de emergencias si experimenta alguno de los siguientes síntomas:

  • sangrado excesivo;
  • tos o vómitos con sangre;
  • dolor intenso o presión en el pecho;
  • dificultad para respirar;
  • mareos, debilidad o cambios en la visión;
  • confusión mental.

Según Consumer Health Ratings, el costo promedio de una visita a la sala de emergencias ronda los $1,300, pero las tarifas dependen de su cobertura de seguro.
Atención de urgencia
Si necesita atención médica inmediata, pero su lesión o enfermedad no pone en peligro su vida, un centro de atención de urgencia es la mejor opción para usted. Por lo general, los pacientes de los centros de atención de urgencia se atienden sin cita previa, y la mayoría de los centros de atención tienen horarios de atención más extensos que los de los consultorios típicos de un médico.
Vaya a un centro de atención de urgencia si experimenta alguno de los siguientes síntomas:

  • síntomas de la gripe;
  • picaduras de insectos;
  • lesiones oculares leves;
  • fiebre;
  • cortes;
  • esguinces;
  • fracturas simples.

El costo de una visita a un centro de atención de urgencia varía según la enfermedad o lesión, pero, por lo general, las visitas a los centros de atención de urgencia cuestan entre un tercio y la mitad que una visita a la sala de emergencias. Los centros de atención de urgencia aceptan varios tipos de seguro, de acuerdo con la cobertura y el proveedor.
Fuentes: Health.com, Consumer Health Ratings