Fuego en el estómago

fireinBelly
Todos hemos comido de más y tenido malestar estomacal. Pero cuando el malestar estomacal se convierte en algo más, podría ser hora de considerar que puede tener síndrome del intestino irritable.
El síndrome del intestino irritable (IBS) es una enfermedad crónica que debe ser controlada de por vida. Los síntomas incluyen calambres, gases, hinchazón, constipación, diarrea, etc.
La causa precisa del IBS no se conoce, pero se cree que los músculos que rodean a los intestinos o anomalías en el sistema nervioso gastrointestinal podrían ser parte de la causa. Además, uno de los siguientes desencadenantes podría contribuir con el IBS:

  • Alimentos: Se le ha echado la culpa a todo, desde la coliflor y los porotos hasta la leche y las bebidas gaseosas.
  • Estrés: Los síntomas suelen empeorar en momentos de mucho estrés.
  • Hormonas: Las mujeres tienen el doble de probabilidades de tener IBS, lo cual hace sospechar de las hormonas.
  • Otras enfermedades: Enfermedades como la diarrea infecciosa o bacterias en los intestinos pueden desencadenar el IBS.

Si le diagnostican IBS, su médico puede recomendarle cambios en la dieta, medicamentos (como suplementos de fibra), antibióticos o asesoramiento para combatir el estrés. Uno de cada cinco estadounidenses tiene IBS. Si tiene problemas estomacales crónicos, es importante que vea al médico para obtener un diagnóstico y descartar otras enfermedades del colon, como el cáncer.
Fuente: Mayo Clinic

Live a Reply