Elévese con el yoga

Quizá ya probó el yoga, pero ¿lo ha probado en el aire? El yoga aéreo es una forma relajante de yoga que se realiza en hamacas de tela que cuelgan del techo. Puede parecer intimidatorio, pero las clases de yoga aéreo están diseñadas para adaptarse a diferentes niveles de habilidad. Como el yoga tradicional, el yoga aéreo estira y fortifica el cuerpo. Entonces, ¿cuál es la diferencia?
El yoga aéreo puede aportar mayor flexibilidad. Las hamacas le permiten adoptar posiciones con menos resistencia, lo que significa estiramientos más profundos.
Modificar su rutina con una clase de yoga aéreo también puede aumentar el enfoque. Ya sea que realice versiones diferentes de las posiciones de yoga que conoce y que disfruta o que experimente el yoga por primera vez, todo cambia con la hamaca. El equilibrio, la estabilidad y la interacción con la hamaca provocan que la mente y el cuerpo sean más conscientes del entorno y la postura.
Otro beneficio del yoga aéreo es el desarrollo de la fuerza. Colgarse de o descansar en la hamaca genera una atracción gravitatoria diferente en el cuerpo. Los músculos se adaptarán a este cambio al trabajar intensamente en especial los músculos centrales.
¿Qué sería del yoga sin el alivio de tensiones? El apoyo flotante, las poses relajantes y la sensación de logro luego de una clase de yoga aéreo pueden ayudar a que la mente y el cuerpo se relajen.
Si bien el yoga aéreo puede ser divertido y desafiante, hay que tomar precauciones. Las yoguis embarazadas o los yoguis que sufran de problemas cardíacos, que se hayan realizado una cirugía ocular, que tengan problemas de presión sanguínea, prótesis en las caderas o bloqueos en el conducto nasal deben consultar con un médico antes de practicar yoga aéreo.

Contenido de Lockton Dunning Benefits con información de:

https://www.huffingtonpost.com/kayla-matthews/why-you-should-try-aerial-yoga_b_7258936.html