El aire que respiramos

Color detail with the air conditioning button inside a car
Usar menos el automóvil, reciclar, plantar árboles y otros pequeños pasos pueden marcar una gran diferencia en la reducción de la contaminación del aire exterior. Pero teniendo en cuenta que, según la Agencia de Protección Ambiental, las personas pasan un 90 % del tiempo en espacios cerrados, también deberíamos buscar maneras de mejorar el aire que respiramos en nuestros hogares, medios de transporte y lugares de trabajo.
Prohibir el consumo de tabaco. Desde 1964, aproximadamente 2.5 millones de estadounidenses han muerto debido a la inhalación pasiva de humo. Mantenga los cigarrillos, las pipas y los artículos similares fuera del hogar y la oficina.
Detectar las fuentes de intoxicación. De acuerdo con los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, la intoxicación involuntaria por monóxido de carbono causa alrededor de 430 muertes por año. Instale dispositivos para detectar sustancias inodoras, como el radón y el monóxido de carbono.
Pintar con astucia. ¿Está en proceso de redecoración? Aunque haya terminado de pintar, las pinturas continúan liberando gases por algún tiempo. Escoja pinturas para interior con niveles bajos de compuestos orgánicos volátiles, y pinte con puertas y ventanas abiertas.
Filtrar con prudencia. Los deshumidificadores y los aires acondicionados solo pueden purificar el aire si los filtros están limpios. La Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos recomienda controlar los filtros una vez por mes y cambiarlos, como mínimo, una vez cada tres meses.
Aspirar con frecuencia. Los alérgenos de las mascotas, los ácaros y otros contaminantes presentes en el aire pueden causar enfermedades. Pase la aspiradora, por lo menos, dos veces por semana para mantener estos irritantes bajo control.
Limpiar con seguridad. Limpiar es contraproducente si utiliza productos que emiten gases fuertes. Considere utilizar productos naturales o caseros, o productos con niveles bajos de compuestos orgánicos volátiles.
Tomar precauciones para la limpieza en seco. Inhalar los químicos utilizados durante el proceso de limpieza en seco puede ser tóxico. Antes de llevar a su hogar prendas que hayan sido sometidas a limpieza en seco, déjelas orear al aire libre durante algunas horas para que se disipen los olores. También puede utilizar tintorerías ecológicas no tóxicas.
Bloquear la contaminación ocasionada por el tráfico. Cuando se esté acercando a un embotellamiento importante o cuando esté situado detrás de un camión o autobús contaminante, apague el sistema de calefacción o refrigeración para evitar que ingrese el aire exterior. En su lugar, presione el botón de recirculación de aire del vehículo. De acuerdo con un estudio reciente llevado a cabo por la Keck School of Medicine de la University of Southern California, si utiliza un sistema de ventilación que trae aire del exterior, usted se está exponiendo a hasta el 80 % de los niveles de contaminación que se encuentran fuera de su vehículo, incluso con las ventanillas altas.
Fuente: Revista Good Housekeeping y la Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos.