Deducibles y coseguros


Cada vez que usted o un ser querido pasa por un problema médico, puede ser un momento estresante para toda la familia. Para evitar agregarle más ansiedad a toda la situación, quizás quiera planifique con tiempo para comprender cómo funciona su cobertura de seguro. Un buen lugar para comenzar es comprender las diferencias entre deducible y coseguro.
El monto que desembolsa por gastos de atención de salud antes de que su plan comience a pagar por sus servicios es el deducible. Los gastos específicos que pueden contribuir al deducible dependen de su plan particular, pero algunos ejemplos típicos de gastos médicos que califican son visitas al consultorio médico, análisis de laboratorio, procedimientos quirúrgicos, hospitalizaciones, gastos de rehabilitación y medicamentos con receta. Hay un deducible individual y, si tiene dependientes en su plan, un deducible familiar separado.
Una vez que alcanzó su deducible, se le puede requerir que pague un porcentaje de ciertas facturas médicas. Este porcentaje es el coseguro. Si, por ejemplo, tiene una factura de $200 y su coseguro es del 20 %, entonces debe $40. Seguirá pagando el coseguro en las facturas hasta que llegue al máximo de desembolso de su plan. Una vez que haya alcanzado el máximo de desembolso de su plan, el plan cubrirá el 100 % de los costos de atención de salud por lo que resta del año del plan.
Ya sea que visite al médico solo para los exámenes anuales o si tiene una emergencia inesperada, puede proteger su billetera si investiga su plan de seguro ahora.
Fuente: Cigna