Cuidado a largo plazo

Según el Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos, en la actualidad alguien que cumpla los 65 años de edad tiene casi un 70% de probabilidades de necesitar algún tipo de servicios y apoyos a  largo plazo durante el resto de su vida. El cuidado a largo plazo es una gama de servicios y apoyos que puede necesitar para satisfacer sus necesidades de cuidado personal. El cuidado a largo plazo no es atención médica, sino una ayuda con las tareas personales básicas de la vida cotidiana, a veces llamadas Actividades de Vida Diaria (ADL, por sus siglas en inglés), tales como bañarse, vestirse, pasarse de la cama a la silla y comer. Otros servicios y apoyos comunes de cuidado a largo plazo son la asistencia con tareas cotidianas, llamadas Actividades Instrumentales de la Vida Diaria (IADL), tales como las labores domésticas, tomar medicamentos, cuidar animales domésticos y hacer compras de comestibles. La duración y el nivel del cuidado a largo plazo variará de persona a persona así como con el tiempo. La mayoría de los seguros de salud patrocinados por el empleador o privados, incluyendo los planes de seguro de salud, sólo cubren el mismo tipo de servicios limitados que Medicare. Si cubren los cuidados a largo plazo, por lo general sólo son para cuidados médicos calificados y de corta duración. Consulte su plan específico para los detalles del cuidado a largo plazo.
Fuente: Administration for Community Living