Cuentas de gastos flexibles

Aspectos destacados de los beneficios: Cuentas de gastos flexibles
A medida que nos acercamos al final del año 2015, es importante que recuerde controlar los saldos de sus cuentas de gastos flexibles (Flexible Spending Accounts, FSA) para atención médica y de dependientes. A diferencia de la cuenta de ahorros para gastos de salud (Health Savings Account, HSA), por lo general, los saldos de las FSA no se transfieren de año a año; es decir, o lo gasta o lo pierde. Sin embargo, algunas FSA permiten una transferencia pequeña. Consulte con su Departamento de Recursos Humanos para obtener detalles específicos sobre su cuenta. Además, algunas cuentas permiten un plazo adicional de dos meses y medio posterior al final del año calendario para que usted use el dinero de su FSA.
A modo de recordatorio: Puede usar los fondos de la FSA para atención médica para pagar anteojos, una vasectomía, tratamiento por abuso de sustancias y mucho más. Estos fondos no se pueden utilizar para pagar cirugía cosmética innecesaria, servicios de pañales y blanqueamiento de dientes, entre otros. Una cosa más: Los gastos reembolsados de su FSA para atención de dependientes no pueden ser declarados también como una deducción en sus impuestos federales sobre su ingreso.
Fuente: Servicio de Impuestos Internos.