Consultar a un nutricionista

NutritionistA esta altura, todos sabemos que debemos controlar lo que comemos. Sin embargo, saber no es lo mismo que hacer. Algunas veces, necesitamos un empujoncito en la dirección correcta. Y ahí es donde entran los nutricionistas y dietistas. Estos profesionales certificados de la nutrición pueden brindarle las herramientas necesarias para llevar una vida más saludable.
 
Qué buscar
Desafortunadamente, solo porque una persona ofrezca asesoramiento nutricional no significa que esa persona esté calificada para hacerlo. Nutricionistas clínicos y dietistas registrados certificados son los dos títulos profesionales principales por donde debería comenzar a buscar. Los nutricionistas clínicos certificados tienen un título profesional en un campo de la atención médica que expide licencias, deben aprobar un examen y completar cursos regulares de educación continua, entre otras cosas. Un dietista registrado tiene un título de pregrado o de grado en Dietética, debe completar un programa de práctica en Dietética, aprobar un examen y obtener la certificación del estado. No confíe en todos los que se hacen llamar simplemente nutricionistas. Es muy probable que no cuenten con educación o capacitación formales.
 
Qué hacen
Los nutricionistas clínicos certificados pueden ayudarlo a determinar qué tipo de dieta se adapta mejor a su composición bioquímica. Investigan la función inmunitaria, las alergias y los cambios metabólicos, entre otras cosas. Los dietistas registrados se concentran en las calorías, la planificación de comidas, las dietas específicas para afecciones particulares, los patrones de alimentación, etc.
 
¿Debo visitar a uno de estos profesionales?
Podría considerar visitar nutricionistas clínicos y dietistas registrados certificados en los siguientes casos:

  • Si desea mejorar sus niveles de energía.
  • Si le resulta difícil ingerir los alimentos adecuados.
  • Si es víctima de las dietas de moda.
  • Si tiene problemas relacionados con su imagen corporal o antecedentes de trastornos de alimentación como anorexia, bulimia o atracones.
  • Si tiene colesterol alto, presión sanguínea alta, enfermedades digestivas o diabetes.

 
Consulte los documentos de su plan de seguro o comuníquese con su proveedor de seguros para saber si su plan médico cubre la visita a un nutricionista.
 
Fuentes: Coalición de Acción contra la Obesidad, American Nutrition Association y Centro Médico de la Universidad de Columbia.