CONOCIMIENTOS SOBRE DORMIR

El sueño puede ser impreciso, pero mantiene a nuestro cuerpo saludable. Hay cinco etapas del sueño que apoyan el mantenimiento de las funciones corporales, como la actividad mental, la respuesta inmune y la regulación hormonal.

Las etapas 1 a 4 son sueño sin movimiento ocular rápido (REM, por sus siglas en inglés), cuando la actividad cerebral disminuye y su sueño se hace más profundo. La quinta etapa, el sueño REM, es cuando el cerebro está activo. Usted recorre las etapas varias veces para que cada una tenga el tiempo suficiente como para desempeñar su papel en su bienestar total.

La capacidad de su cerebro para recorrer las cinco etapas depende de la cantidad y la calidad del sueño que obtiene.

La cantidad diaria mínima recomendada de sueño varía según la edad – los recién nacidos normalmente necesitan 16 horas, los niños en edad preescolar necesitan 11 horas, los niños en edad escolar necesitan 10 horas, los adolescentes necesitan 9 horas y los adultos necesitan 7 horas.

La calidad de este sueño también es importante debido a la tranquilidad que conlleva el sueño profundo. Si no está durmiendo lo suficiente para llegar a esta etapa, o si duerme la cantidad recomendada de horas y se interrumpe su sueño, es probable que aún se sienta cansado durante el día.

Debido a que la falta de sueño puede ocasionar problemas como depresión, ansiedad, presión arterial alta y derrame cerebral, le conviene obtener la calidad de sueño que necesita. Atrape las horas de sueño que necesita mediante:

  • Armar una rutina.

    Intente dormir y levantarse a la misma hora todos los días, así como cortar las siestas después de las 3 p.m. así que no estará inquieto a la hora de acostarse y agotado por la mañana. ¡Su cuerpo apreciará la regularidad!

  • Ser consciente de lo que pone en su cuerpo.

    La dieta es importante: evite la cafeína y el alcohol más tarde en el día y no coma comidas pesadas por la noche. Es mejor no usar nicotina en absoluto.

  • Relajarse antes de acostarse.

    Refresque su habitación y relájese con un libro o algo de música antes de acostarse. Limite el uso de luces brillantes, ruidos y aparatos electrónicos tanto como sea posible.

  • Cuidar su cuerpo durante el día.

    Elija un ejercicio que disfrute hacer con regularidad (pero no demasiado cerca de la hora de acostarse) y pase un tiempo al aire libre para que su cuerpo pueda exponerse a la luz natural.

  • No estar despierto por horas.

    Si está dando vueltas y vueltas durante más de 20 minutos, levántese de la cama y realice una actividad relajante hasta que se sienta lo suficientemente cansado como para dormir.

Si tiene problemas para irse a dormir o quedarse dormido, es posible que tenga un trastorno del sueño. Programe una cita con su médico para discutir estos temas. Una ayuda para dormir de venta libre o recetada puede ayudar a mejorar su sueño. Otra alternativa es un estudio del sueño, donde los médicos controlan su sueño para determinar el tratamiento correcto.

Contenido de Lockton Dunning Benefits con información de https://medlineplus.gov/healthysleep.html