Concientización sobre la salud cervical

78426139_WomanDrVisitDebido a la controversia en torno a las vacunas y las noticias sobre nuevos diagnósticos, el virus del papiloma humano (HPV) ha estado mucho en los medios de comunicación últimamente. Pero, ¿qué es el HPV? El HPV es un grupo de virus que afectan la piel. Según la Coalición Nacional del Cáncer Cervical, se calcula que el 70 % de los hombres y las mujeres estarán en contacto con el HPV en algún momento de su vida. La buena noticia es que entre el 80 % y el 90 % de los casos serán eliminados o combatidos por el cuerpo de manera natural. Algunos de los más de 100 tipos diferentes de HPV provocan verrugas genitales, mientras que otros están asociados a cambios celulares anormales en el cuello del útero (cérvix), que pueden producir cáncer cervical. En los Estados Unidos, se les diagnostica cáncer cervical a aproximadamente 12,000 mujeres por año.
Detección
En la prueba de HPV, que se realiza en el mismo momento que la prueba de Papanicolaou, se utiliza un cepillito para tomar células cervicales que luego se envían al laboratorio para analizarlas. Los análisis detectan si hay alguno de los tipos de HPV que comúnmente se encuentran en el cáncer cervical. Las mujeres de 30 años de edad o más con un Papanicolaou y una prueba de HPV negativos pueden esperar tres años para realizarse el examen nuevamente (en vez de todos los años, como era habitual anteriormente).
Tratamiento
Si el HPV está presente, los médicos pueden recetar medicamentos para tratar las verrugas genitales visibles. También es probable que su médico programe una prueba de HPV de control, ya que a menudo las células cervicales anormales pueden volverse normales con tiempo. Si, en cambio, el HPV ha avanzado y se presenta un cáncer, es probable que haya opciones quirúrgicas; desde la crioterapia (el congelamiento de las células anormales) hasta la histerectomía.
Prevención
Además de los exámenes periódicos para asegurar que cualquier infección de HPV no provoque cáncer, hay dos maneras fundamentales para prevenir el cáncer cervical. El HPV se transmite por contacto de piel con piel, por lo que la mejor manera de prevenirlo es evitar el contacto. El preservativo es una buena protección, pero recuerde que no cubre todas las áreas que podrían estar infectadas.
Por último, los hombres y las mujeres de 9 a 26 años de edad deben considerar las vacunas Gardasil o Cervarix, que protegen contra tipos de HPV asociados con verrugas genitales, cáncer cervical y varios tipos de cáncer de vagina y de vulva. Ha habido preocupación debido a que los efectos secundarios a largo plazo de la vacuna no se conocen, pero, según la Coalición Nacional del Cáncer Cervical, está probado que las vacunas son seguras y se toleran bien.
Fuente: Coalición Nacional del Cáncer Cervical