Cenas en noches de escuela

Parar con el automóvil en un local de comidas rápidas suena tentador luego de un día de trabajo, escuela, fútbol y ensayo para el coro. Sin embargo, hay muchas maneras en las que puede asegurarse de que todos los integrantes de la familia reciban la nutrición que necesitan en momentos críticos. No se prepare para el fracaso a la hora de cenar.
 
Planifique con tiempo
Simplemente planificando, usted y sus familiares pueden cenar en la mesa sin mucho tiempo de preparación. Para empezar, elabore un menú para la semana y asegúrese de tener todos los ingredientes necesarios en casa. De esta manera, no tendrá que gastar tiempo haciendo paradas de último minuto en la tienda. En segundo lugar, cocine y prepare con tiempo. Si sabe que los lunes a la noche suelen ser agitados, tómese un tiempo durante la tarde del domingo para preparar una comida que pueda calentar rápidamente entre las actividades o después de ellas. El espagueti o la sopa casera de frijoles son buenas opciones. ¿Planea comer algo frito al estilo chino en la semana? Prepare las cebollas y los pimientos con tiempo y guárdelos en la nevera.
 
Compre con inteligencia
¿No tiene tiempo para preparar comidas durante el fin de semana? Existen opciones rápidas en la tienda de comestibles que pueden convertirse en sus aliados. Por ejemplo, si la cena del martes será cazuela de pollo, puede comprar un pollo rostizado y cebollas prepicadas. ¿Necesita arroz para usar de relleno en los burritos? Busque arroz integral en bolsas para hervir, que tarda solo 10 minutos en hacerse.
 
Piense en verde
La cocina rápida no necesariamente debe carecer de nutrientes. Trate de incorporar vegetales y granos enteros siempre que pueda. Por ejemplo, deles vida a los espaguetis con pavo molido, fideos integrales y zanahorias en tiritas. Las quiches son una excelente manera de incorporar vegetales. Mezcle espinaca descongelada, escurrida y cortada con hongos cortados en cubos y pimientos picados.
 
Tenga un plan B
Seamos realistas. Las cosas no siempre salen como planeamos. Los vegetales se echan a perder y los juegos de hockey se extienden al tiempo suplementario. Para estas ocasiones, tenga a mano comidas saludables congeladas, sopas en lata bajas en grasas e ingredientes para quesadillas de frijoles negros.
Fuente: Revista Eating Well.
 
[ultimate-recipe id=”8721″ template=”default”]