Cáncer de próstata

000015098133_ProstateCheck
Aparte del cáncer de piel, el cáncer de próstata es el cáncer más común entre los hombres de los EE. UU. ¿Qué es la próstata? Es una glándula ubicada debajo de la vejiga y frente al recto, que forma parte del sistema reproductivo.
A medida que el hombre envejece, la próstata puede agrandarse. Algunas veces, este crecimiento es una señal de cáncer de próstata.
Entender el problema
Cuando la próstata crece debido al cáncer de próstata, la glándula empuja otras partes del cuerpo y hace que la uretra se comprima. Los síntomas incluyen problemas para orinar, dificultad para vaciar la vejiga por completo y presencia de sangre en la orina o el semen.
Para descartar posibles afecciones que tienen los mismos síntomas, a menudo, los médicos realizan un examen de tacto rectal (palpan la próstata con un dedo enguantado) o la prueba de PSA (Prostate-Specific Antigen, antígeno prostático específico). En general, cuanto más alto sea el valor del PSA, mayores serán las probabilidades de que el cáncer esté presente.
Evaluar los riesgos
De acuerdo con los CDC (Centers for Disease Control and Prevention, Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades), las probabilidades de que un hombre desarrolle cáncer de próstata se incrementan con la edad. Por ejemplo, la probabilidad de que un hombre de 30 años de edad desarrolle cáncer de próstata en los siguientes 10 años es del 0.01 %, mientras que la de un hombre de 70 años es del 7.52 %. Además, la raza influye en el riesgo. Los hombres negros tienen la tasa más alta de cáncer de próstata y sus probabilidades de morir a causa de este cáncer son mayores que las de los hombres de cualquier otra raza.
Mirar hacia adelante
La buena noticia es que la incidencia de cáncer de próstata ha disminuido en los EE. UU. Entre 2001 y 2010, la incidencia entre los hombres disminuyó un 3.6 % anual y la tasa de morbilidad por cáncer de próstata disminuyó un 3.4 % anual durante ese mismo período.
Estas disminuciones se deben, en parte, a una mayor insistencia en la realización de exámenes de próstata, en la detección temprana de los cánceres y en la existencia de tratamientos más eficaces. Mientras que la cirugía, la radioterapia y la terapia hormonal siguen siendo los tratamientos más eficaces, la quimioterapia, la crioterapia y los ultrasonidos focalizados de alta intensidad son opciones de tratamiento adicionales que están en etapas de desarrollo y ensayo.
Fuente: Centers for Disease Control and Prevention.