Alejar los ataques de pánico

Frecuencia cardíaca rápida. Sudoración. Temblores. Miedo a perder el control. Una sensación de muerte inminente. Todos estos son síntomas de un ataque de pánico.

Los ataques de pánico son experiencias intensas de miedo junto con reacciones fisiológicas que ocurren repentinamente. Pueden ocurrir una o dos veces en la vida o con mayor frecuencia. No importa la frecuencia, siempre es molesto experimentarlos.

Si bien el miedo es el síntoma principal, junto con los síntomas que se mencionan anteriormente, los ataques de pánico también pueden incluir:

  • Falta de aire
  • Escalofríos
  • Sofocos
  • Náuseas
  • Calambres abdominales
  • Dolor en el pecho
  • Dolor de cabeza
  • Mareos o aturdimiento
  • Sensación de hormigueo
  • Sentimiento de desapego

Es común sentirse cansado después de experimentar un ataque de pánico y, si bien estos ataques pueden no ser de vida o muerte, pueden afectar su calidad de vida. Si cree que ha experimentado estos síntomas, consulte a un médico para que le ayude a descartar otros problemas de salud y a recibir ayuda para controlar los ataques.

Para algunos médicos, los ataques de pánico son genéticos. Para otros, pueden ser causados ​​por estrés, sensibilidad o cambios en la manera en que funcionan algunas partes del cerebro. Los factores que pueden aumentar la probabilidad de sufrir ataques de pánico incluyen: antecedentes familiares, gran estrés, una experiencia traumática, tabaquismo o consumo elevado de cafeína, o antecedentes de abuso.

Para prevenir ataques de pánico, obtenga tratamientos y ayude a identificarlos lo antes posible, consulte a un médico y elabore un plan de tratamiento, y luego apéguese a ese plan.

Contenido de Lockton Dunning Benefits con información de https://www.mayoclinic.org/diseases-conditions/panic-attacks/symptoms-causes/syc-20376021